Primero, es que gracias a que nos podemos suscribir, el podcast nos llega de manera automática a nuestro computador (y si queremos a nuestro reproductor de mp3); no tenemos que “buscarlo” en Internet. Y segundo, los podcasts son contenido portable: podemos escucharlos en el momento y lugar que escojamos. También una ventaja del podcast es la posibilidad de escuchar en lugares sin cobertura.
Generalmente los podcasts son gratuitos y de libre acceso. Cualquier persona, desde cualquier lugar el mundo, puede suscribirse o bajar contenido en audio a través de un podcast.  El contenido puede ser de lo más diverso: programas de conversación, música, sonidos ambientales, discursos, comentarios especializados de los más diversos temas, novelas habladas, clases de idiomas y una infinidad de posibilidades.